10 razones para salir en búsqueda de tus sueños


Este es un post que escribí hace algunos años, cuando terminaba mi viaje de 10 meses por el mundo. Esta destinado a todos aquellos de mente y corazón joven, para ustedes que tienen el coraje para salir en búsqueda de tus sueños.

Comparte el conocimiento

Autor

Andres

Sigue a wanaku.travel



Síguenos en Instagram<->Síguenos en Instagram

1. Porque no estás viejo

Este es el momento para tomar riesgos, es el momento para apostar por ti y por lo que crees y quieres. No es momento para guardar lo que tienes, por el contrario, invierte en tu libertad, en tus sueños o en cualquier proyecto que invoque tu pasión. Deja a tu imaginación ser libre y usa tu creatividad para alcanzarla. No malgastes tus días en seguir un manual de funciones. No trabajes para otros que no quieran lo mismo que tu. No uses al sistema para encontrar lo que quieres, se parte del cambio. No te acomodes en el mundo, crea un camino que se acomode a ti.

2. Por las experiencias

La vida es una colección de experiencias, mientras más tengas más has vivido. Imagina cuando seas abuelo y les puedas contar a tus nietos de la vez que pasaste 20 horas en un tren en la india. O que dormiste en el aeropuerto de Tel Aviv esperando la llegada de tu novia. Imagina que les puedas decir que convenciste a tu mejor amigo de renunciar a su trabajo y de viajar hasta perderse en el Serengueti. Imagina lo que puede hacer un pasaje de avión sin retorno. Solo imagina lo que hay ahí afuera esperándote. Al final, la sabiduría no llega con el tiempo, llega con la vida que le pusiste al tiempo.

3. Por la inspiración

Es uno de los ingredientes principales si es que quieres crear algo, sea una pizzería, un libro o una vida. No hay una receta mundial para encontrarla y muchas veces te agarra desprevenido. Pero si vives usando la creatividad, te dejas asombrar por las maravillas del mundo y te abres a otras culturas no solo llegará, sino que hará de ti un hogar. Si quieres cambiar tu vida no sigas haciendo lo mismo. Busca gente que quiera lo mismo que tú, aprende de su experiencia y por encima de eso sal de tu burbuja y lleva tu imaginación a su éxtasis.

4. Por el amor a lo desconocido

“Una vez al año, ve a un lugar donde nunca hayas ido” dice el Dalai Lama. Es cierto que hacer algo nuevo constantemente alimenta el alma y abre la mente. Ahora, imagina si tu vida estuviera llena de momentos nuevos, lugares que no conoces, personas con culturas distintas e idiomas que parecen de otro mundo. Imagina si te dieras la oportunidad de vivir así por lo menos un año. Creo que el ser humano tiene un amor innato por lo nuevo, no podemos mejorar como sociedad si no nos adentramos a lo desconocido y probamos hacer las cosas de otra manera. La monotonía arrastra, apaga y frustra. No dejes que la rutina consuma la llama de tu juventud. Y sobre todo no lo hagas por dinero. Justamente es ahora el momento en tu vida en la cual debes romper esquemas, salir del camino común y adentrarte a lo desconocido. Todo lo que viene después será dulcemente nuevo.

5. Por las amistades

Son las personas las que adornan el mundo. Son las personas las que hacen de un muro un lugar sagrado. Son las personas que conoces durante tu travesía las que harán del momento un tiempo inolvidable. Las amistades que duran para toda la vida son las que empiezan en los momentos más importantes. ¿Qué hay de ese viajero que conociste en Termini esperando tu tren para Florencia? con el que se quedaron 4 horas sentados hablando sobre el universo. O cuando estuviste en Chiang Mai, leyendo en tu hostel ¿Qué hay de esas dos personas que se acercaron a preguntarte si habías ido a Pai y terminaron hablando de la felicidad? O aquel judío ortodoxo, con el que tomaste un chocolate caliente en Jerusalén, y te contó que pronto ganaría 500mil dólares al año. Todas las personas tienen algo que enseñar. No te quedes encerrado en el mismo círculo social, sal y conoce el mundo. Aquel mundo que está lleno de personas.

6. Para encontrarte

Salir de la rutina, de la burbuja de seguridad y de tus quehaceres cotidianos es la mejor manera para encontrarte. Solo vas a descubrir de lo que eres capaz llevándote a situaciones que no controlas ni conoces. Es como querer aprender a nadar sin tirarte a la piscina. Aviéntate a salir de tu zona de confort, lo más seguro es que termines disfrutando más de la vida y descubriendo emociones que no sabías que tenías. Desaparece en el medio del mundo para encontrarte en Auroville meditando en El Matrimandir. No dejes que el miedo de viajar sin nadie que te acompañe te retenga. Pocas situaciones le ganan a estar sentado mirando por la ventana del avión mientras el continente Africano va apareciendo de a pocos. No todos los que deambulan por el mundo están perdidos. Finalmente, recuerda que para encontrarte primero tienes que perderte.

7. Por la humildad

Y la empatía. Cuando te encuentras fuera de tu cultura, solo y rodeado de “extraños” aprendes a apreciar tu hogar, tu familia y tus amistades. Cuando llegas a la cima de la montaña luego de cuatro días de caminata exhaustiva y te encuentras con la madre tierra en todo su esplendor entiendes que eres uno más, y que le debes todo a la vida. Cuando conversas con un adolescente musulmán y te pregunta si se puede casar con tu hermana entiendes que no todas las mentes son iguales y que nadie tiene la respuesta, que cada cultura merece respeto por más loca que suene.

8. Para descubrir los momentos

Tu vida no es más que un corto conjunto de momentos. Depende de ti saber reconocer en cual te encuentras y aprovecharlo, porque puede que solo venga una vez. Si estas en tus 20s solo me queda decirte que es un buen momento para descubrir, descubrir lo que significa vivir. Sal y equivócate, anda a Cusco y emborráchate hasta terminar abrazado de alguien vestido de verde cantando el himno irlandés sin conocer las letras. Únete a un grupo de peregrinos a subir el Monte Sinaí y toma fotografías apasionadamente mientras algunos rusos lloran y hablan en lenguas. Este es un momento en tu vida, no lo desperdicies sembrando cosas materiales porque después lo único que cosecharás son más cosas materiales.

9. Para disfrutar la vida

La muerte es el destino de todos. En otras palabras la muerte es el objetivo final de la vida. Ahora, piensa cuantas veces en tu vida hiciste algo simplemente para alcanzar el objetivo, sin importar si disfrutaste del camino. Estas viviendo el momento del cambio, somos la nueva forma de ver la vida: es más importante disfrutar del camino que alcanzar la meta. Si no disfrutas lo que haces ¿de qué sirve hacerlo? No es el deber, no es lo que toca, ni mucho menos estas trabajando para después lograr tu libertad. Si no disfrutas lo que haces lo único que estas logrando es perder un momento irrepetible en tu vida. Anda, sal y encuentra la manera de disfrutar de la vida. Finalmente, si no es eso ¿para qué hemos venido?

10. Por aquellos que vienen detrás

Porque ellos son los que continuarán nuestro legado. Vivirán en el mundo que nosotros dejemos. Y aunque muchos de nosotros crecimos bajo la influencia de aquellos que nos aconsejaron no ser muy soñadores y nos recomendaron mantener los pies sobre la tierra, yo quisiera dejar un mundo lleno de aventureros y emprendedores, de viajeros y soñadores. De aquellos que buscan el sentido antes que la obediencia. Por todos ellos, no esperes y sal en búsqueda de tus sueños.

Si quieres recibir un boletín semanal sobre viajes de aventura y lugares llenos de naturaleza y cultura en Perú, déjanos tu email.
Prometemos no llenarte de spam ni entregar tus datos a nadie.