Un fin de semana en Cajamarca


Primera vez que viajaba a Cajamarca. No tenía una clara imagen de la ciudad y no sabía qué esperar. Me habían dicho que la ciudad se parecía tanto a Cusco como a Arequipa, que estaba en algún lugar en el medio. Osea que bonito, tenía que ser.

Según Google Maps los alrededores de la ciudad eran todos impresionantes, más aún porque era febrero y la temporada de lluvias ponía todo más verde. Por lo que se me ocurrió alquilar una moto y recorrer todo lo que podamos en 2 ruedas.

Estadísticas del trip

4
Días
2
Viajeros
30km
Bicicleta
18km
Caminando

Comparte el conocimiento

Autor

Andres

Sigue a wanaku.travel



Síguenos en Instagram<->Síguenos en Instagram

Como llegamos un viernes por la tarde, dedicamos el resto del día a buscar donde alquilar una moto. Ya había estado haciendo llamadas desde Lima así que tenía una idea de dónde buscar. Pero para mi sorpresa no me fue posible hacerlo en ningún sitio. Solo alquilaban a largo plazo.

Pero bueno, terminó funcionando para bien. Creo que si hubiéramos alquilado la moto no hubiéramos podido hacer todo lo que hicimos.

Lo primero que recomiendo es ir a comer pizza con vino de la casa a El Marengo Pizza a la Leña. El lugar es muy bonito, las pizzas muy ricas, el vino no tanto pero mejor que comer pizza con gaseosa, a mi gusto.

Como nos quedabamos hasta el lunes en la madrugada teníamos dos días enteros para descubrir la zona. Y como ya habíamos caminado bastante la primera tarde, decidimos irnos hacia los alrededores.

Nos recomendaron ir hacia Porcon, para conocer el trabajo que hacían en la Granja del mismo nombre. Pero también nos recomendaron ir hacia el pueblito de Namora, que dice ser el mejor lugar para comprar guitarras. Como queríamos ir de todas maneras a Cumbemayo decidimos ir primero hacia Namora y el siguiente día a Cumbemayo. Pero todo un día para Namora es mucho, así que decidimos caminar desde Namora hasta el pueblo de Jesús, cruzando la Laguna San Nicolás.

Para llegar a Namora puedes tomar una combi desde la ciudad, te demoras alrededor de 45 minutos en llegar y no te cuesta más de S/. 8. Una vez allá, recorrer el pueblo es muy sencillo (en verdad porque es muy pequeño). Lo que te aconsejo es entrar a alguna de las casas/fábricas de guitarra, los señores que trabajan ahí tienen unas historias muy bonitas sobre el pueblo y sus guitarras.

Para tomar el camino a La Laguna San Nicolás lo único que te puedo aconsejar es que abras Google Maps y te ubiques usando el GPS, y que preguntes a la gente. El camino es muy muy lindo, primero subes una colina de bosques y casitas con vistas espectaculares, para luego cruzar una pequeña pampa y ver la laguna a lo lejos. Puedes seguir la carretera que va zigzagueando o hacer como nosotros y seguir línea recta hacia la laguna, cruzando bosques y campos en el camino.

La Laguna tiene dos lados de donde puedes pagarle a un señor para que te dé un paseo en caballito de totora, y si tienes suerte, te toca un día soleado y te puedes meter a nadar, como hice yo. Ahora, lo que sí aconsejan saber nadar muy bien, porque en la laguna hay una especie de alga con la cual uno se puede enredar, así que tengan cuidado.

Nosotros continuamos el camino luego del chapuzón y del paseo en caballito de totora. Al otro lado de la laguna – por donde seguía nuestro camino – había una casa que ofrecía comida, nos sentamos en una mesa hecha de troncos y una señora salió de una casa de adobe y nos recomendó comer mote con trucha o chancho. Lo recomiendo.

Luego de tomar algunas fotos continuamos nuestro camino. El descenso al pueblo de Jesús también es impactante. El camino (no carrozable) baja pronunciadamente como si estuvieras descendiendo un cañón. Y para colmo, nos agarró el inicio de una tormenta lo cual hizo todo más espectacular.

Llegamos muy cansados, y la verdad que no recorrimos el pueblo, simplemente tomamos una combi de regreso a Cajamarca, tomamos una ducha caliente y repetimos la pizza con vino 🙂

El domingo fue el día de más adrenalina. El primer día, en la oficina de turismo, la cual se encuentra a una cuadra de la plaza de armas, nos dieron el dato de Richard (+51976350846) quién podía alquilarnos unas bicicletas y llevarnos hasta Cumbemayo para recorrer los alrededores y luego descender a Cajamarca por una trocha que prometía.

La altura es de 3500 asi que montar bicicleta puede ser muy duro. Lo bueno es que la mayoría del camino es bajada o recto, con pocas subidas. Y siempre, paisajes espectaculares que premian todo el esfuerzo.

La ruta que seguimos la hicimos gracias al siempre aliado Google Maps, seguimos está trocha hasta la carretera a Chamis y luego seguimos la ruta de vuelta a Cajamarca. Probablemente la ruta en bicicleta más bonita que hice hasta ahora

Y con eso terminó nuestra visita a Cajamarca. Si, como a nosotros, lo que más te llama de un nuevo sitio son sus paisajes y sitios naturales, te recomiendo que hagas ambas rutas. Mejor si es después de lluvias. No te arrepentirás. Y si puedes incluir una visita a la Granja Porcon mejor aún.

Si quieres recibir un boletín semanal sobre viajes de aventura y lugares llenos de naturaleza y cultura en Perú, déjanos tu email.
Prometemos no llenarte de spam ni entregar tus datos a nadie.